¡¡Abajo las elecciones reaccionarias, Desarrollar la protesta popular!!

Estamos en plena campaña electoral y vemos planteamientos del Estado boliviano que se prepara para reestructurar el Capitalismo Burocrático, debido al fracaso del modelo planteado en 1985 (D.S. 21060) por la burguesía compradora, que saqueó y vendió al país, sometiéndonos a la más proterva dominación imperialista. Ante la crisis del modelo neoliberal, las clases dominantes y sus partidos buscan un respiro, un relanzamiento, una reestructuración del sistema que será vía Asamblea Constituyente.

Firmes en nuestros principios, señalamos que la convocatoria a elecciones responde a los deseos de los defensores criollos del sistema y del imperialismo principalmente yanqui. Una convocatoria que ha llevado al pueblo a dejar de lado la lucha desarrollada en mayo y junio de este año por la nacionalización del gas. Qué paradoja, después de esa lucha la población tuvo que hacer colas inmensas por una garrafa de gas, mientras el presidente Rodríguez, que dice que sólo está en la presidencia para hacer elecciones, firma contratos de venta de gas con Argentina a precios regalados, los hidrocarburos continúan en manos de las transnacionales. Los partidos políticos -llamados de derecha o “izquierda”- venden sueños electorales como cebo de culebra y las FF.AA. dan muestras de servilismo lacayo al entregar las únicas armas estratégicas del país, los misiles chinos, nada menos que a los yanquis.

Las elecciones son una estrategia del imperialismo, de la gran burguesía, del revisionismo y el oportunismo para salvar al sistema que oprime y explota a nuestro pueblo.

Por eso los partidos representantes de la clase dominante y los oportunistas se han alistado con todo en la campaña electoral, desde los más tránsfugas -ex militantes del MNR, ADN y MIR que llegaron con paracaídas a PODEMOS, Unidad Nacional y el propio MAS- hasta oportunistas de toda laya, viejos traficantes de las luchas populares e incluso algunos que se hacen llamar maoístas, trotskystas, guevaristas, etcétera. También el MAS, que debería llamarse Movimiento Anti Socialista, ha saldado cuentas con el discurso “revolucionario” (siempre fue puro discurso) y se ha encaminado por el reimpulso capitalista.

El Estado es la expresión de la dominación de una clase sobre otra, y como la naturaleza de clase del Estado no va a cambiar, entonces nada podemos esperar de estas promesas. No olvidemos que los procesos electorales pasados, todos sin excepción, han traicionado al pueblo.

Es porque este Estado está en descomposición, se pudre. Un signo de que este Estado se descompone es la pobreza extrema. Un último informe oficial señala que 6 de cada 9 personas en Bolivia son pobres y en el campo la pobreza alcanza al 82%; la corrupción enraizada en el Estado, desde el Poder Ejecutivo sobornado por las transnacionales hasta el Poder Judicial donde el pueblo paga por todo trámite sin obtener justicia; la educación que es mala y ya no es gratuita, basta ver cómo la gente tiene que donar materiales para construir escuelas; en cuanto a la salud, cada 20 minutos muere un niño en Bolivia, 21 mil mueren al año por enfermedades previsibles, por desnutrición, el pueblo no se alimenta bien, apenas sobrevive y muere lentamente, producto de la profunda crisis del capitalismo burocrático.

¡Y esto es lo que quieren salvar los partidos en campaña!

El problema no está en las buenas intenciones, no se puede reformar un Estado que está podrido desde su nacimiento. Este sistema nació atado a la dominación imperialista y a la semifeudalidad. Por tanto nos toca cambiar este sistema, destruirlo y construir uno nuevo, porque éste está caduco y sólo sirve para reprimir al pueblo. ¡Sí!; es con el dinero del pueblo que se arma a la Policía y el Ejército, dos instituciones que cometieron actos criminales contra el pueblo. Jamás serán juzgados porque ellos también defienden esta “democracia”; igual que los parlamentarios, igual que los empresarios, igual que Sánchez de Lozada, igual que los candidatos a elecciones.

Nuestro camino es construir un Estado de Nueva Democracia, donde la producción y las riquezas del país sean para el pueblo y no para el imperialismo yanqui, donde el nuevo Estado sirva al pueblo en educación, salud, seguridad. Y este camino sólo lo podremos lograr si nos organizamos y nos preparamos para romper la dominación imperialista, para acabar con los resabios de feudalidad, en suma para destruir el Capitalismo Burocrático que oprime y explota a todo el pueblo; con la unidad de obreros, campesinos, estudiantes y naciones oprimidas podremos forjar el camino de la transformación del campo a la ciudad.

¡Abajo las elecciones reaccionarias!
¡Muerte al capitalismo burocrático!
¡Desarrollemos la protesta popular!
¡Guerra Popular del campo a la ciudad!

FRENTE REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO M-L-M
BOLIVIA, NOVIEMBRE 2005

Anuncios
Esta entrada fue publicada en marxismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s