REFERENDUM: NUEVO ENGAÑO AL PUEBLO

Carlos Mesa y su gobierno han lanzado cinco preguntas para la consulta nacional llamada Referéndum. Como no podía ser de otra manera las preguntas están dirigidas a aprobar el proyecto de Ley de Hidrocarburos presentado por su gobierno ante el Congreso.

La primera pregunta refleja esto, sustituir la actual ley por una nueva, ¿cuál es esa? Claro está que es la que Mesa ha propuesto al Congreso. Lo importante aquí es que la ley planteada por Mesa nos dice que podemos recuperar la propiedad del gas de aquí a unos 40 años, con los futuros contratos y que tal vez “podríamos” llegar a tener un porcentaje de ganancias del 50% con las petroleras.

El gobierno como es natural, no se puede quedar en esta fase, por ello es que lanzó la pregunta número dos: “…si el pueblo boliviano está de acuerdo en recuperar el gas en boca de pozo…” ¿Qué significa esto?

Según Mesa y su aprendiz de demagogo Ricardo Paz Ballivián, la pregunta está encaminada a la “verdadera recuperación” de la propiedad del gas para el Estado, pues hoy en día “Bolivia no es dueña de los hidrocarburos” (Ricardo Paz. Radio Erbol, 25/05/04) respetando la seguridad jurídica, es decir, que no se tocarán los contratos actuales, que eso “ya veremos en el camino” (Ibid); no se cambiarán nada de las actuales condiciones en las que se explota y exporta el gas.

Entonces si no se tocan los 87 contratos del gas que actualmente establecen que la propiedad del gas no es de los bolivianos, de qué recuperación estamos hablando, ¿Vamos a recuperar el gas de aquí a 40 años? ¿Cuando ya no quede nada de gas en Bolivia? Así es, no va a quedar nada. En 40 años las petroleras se habrán llevado millones y millones de dólares –recordemos que por cada dólar que invierten se llevan 20- y una vez más nuestro país sólo tendrá despojos. Entonces no es verdad como dice la segunda pregunta, que “todos” los hidrocarburos en boca de pozo se recuperarán para el país.

Es más, cuando hablan, Mesa y su adalid Paz Ballivián, de seguridad jurídica dicen que los contratos anteriores fueron hechos entre partes, es decir, entre las transnacionales por un lado, y Gonzalo Sánchez de Lozada por el otro como dueño del gas del país, no piensan ni por un momento sobre lo fraudulento que fue el proceso de contratación, esto porque no les interesa. Aquí se muestra claramente el camino proimperialista de este gobierno.

Pero, si no se van a revisar los contratos, entonces para qué van a hacer crecer nuevamente YPFB (tercera pregunta), ¿Acaso será para que las petroleras paguen sus impuestos al día? Para eso está la renta (que dicho sea de paso no funciona con las petroleras). YPFB no va a poder cambiar los contratos, las petroleras seguirán llevándose el 82% de las ganancias y como en la época de Antenor Patiño van a dejar 50 dólares de renta al país. Entonces YPFB se vislumbra como un edificio burocrático para la distribución de “pegas”.

La cuarta pregunta está orientada a la venta del gas, esto es clarísimo. En una pretendida acción heroica de salvación de la dignidad del país –porque el país es del imperialismo yankee- Mesa propone usar “nuestros” recursos estratégicos –el gas que no es nuestro actualmente- para recuperar soberanía sobre territorio perdido ante Chile. ¿Será posible esto? ¿Estará pensando también hacerlo de aquí a 40 años? Esto es pura demagogia. ¿Cómo va a usar el gas el gobierno boliviano si está reconociendo que éste no le pertenece al país sino a las empresas transnacionales, y además en la segunda pregunta señala que no va a tocar los contratos de la capitalización? No hay recurso estratégico con que negociar, lo que en realidad pretende el gobierno es que las petroleras puedan vender libremente este recurso natural; a cualquier país, que después puede ser revendido a Chile. Si ya las petroleras han vendido gas a Chile sin que “conozca” el gobierno –o tal vez con su complicidad-.

Como última pregunta se encuentra el problema de en qué usar los recursos provenientes de la explotación y exportación del gas. Una vez más decimos, como no podía ser de otra manera los intereses del país y los deseos de las masas están en último lugar, y esto es, si tomamos en cuenta que no tenemos gas, no vamos a revisar los contratos, y sólo seguiremos obteniendo el 18% del negocio que hagan las empresas transnacionales. Por lo tanto ¿Qué le queda al país? Con la propuesta de Mesa, sólo esperar que de aquí a unos 40 años podamos negociar un nuevo contrato en el que intentemos conseguir “si es posible” un 50% de dividendos de la explotación de nuestros recursos naturales.

¿Pero qué hay detrás de toda esta fanfarria demagógica del títere de turno en el gobierno de nuestro país?

En primer lugar, lo que se busca es legitimar los contratos fraudulentos hechos por el gobierno de Goni y darle la fuerza de un “referéndum”, así más adelante dirán que el pueblo lo decidió y por lo tanto no se podrá revisar los contratos de capitalización.

Busca con esto sancionar su proyecto de ley que no es otra cosa que la legitimación definitiva del camino que hemos señalado, es decir, que de aquí a 40 años recién podríamos ser dueños de los hidrocarburos (si antes no sacan otra ley similar a la de Goñi) y quién sabe cuánto quede para el pueblo boliviano.

Este es el plan del imperialismo norteamericano aplicado por Mesa, es el proyecto que está financiando el Banco Mundial con dineros para la aprobación del proyecto de ley y el propio referéndum.

Como vemos, el referéndum no sirve al pueblo, por ello la única política justa y correcta a aplicar frente a esta consulta fraudulenta es repudiarla aplicando la táctica del BOICOT, la no participación.

¡Basta de engaños! Esto no es democracia directa, ni mayor democratización de la sociedad, es simplemente la expresión de cómo las clases dominantes una vez más quieren someter las esperanzas del pueblo boliviano para legitimar el saqueo de nuestros recursos, para dejar una vez más al país en la quiebra, en la miseria. Sólo un verdadero movimiento de masas dirigido por la vanguardia organizada del proletariado, podrá arrancar de las manos del imperialismo la propiedad absoluta de nuestros recursos, expropiar, confiscar, los recursos que en realidad pertenecen al pueblo boliviano y no a un puñado de vendepatrias y saqueadores chupasangres; un Partido que lleve a las masas a la toma del poder y a la construcción de una sociedad nueva sin explotadores ni explotados.

¡DESENMASCARAR LA FARSA DEL REFERENDUM!
¡COMBATIR LAS ILUSIONES ELECTORALISTAS!
CONTRA EL REFERENDUM, ¡NO VOTAR!

FRENTE REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO
Mayo 2004

Anuncios
Esta entrada fue publicada en marxismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s